Ecoturismo en los Esteros del Iberá

Safaris Nocturnos en el Iberá

El día nos permite apreciar las formas y colores, pero la noche tiene muchas cosas para mostrarnos. Para ello es importante agudizar todos los sentidos, especialmente el oído. Los variados cantos de anfibios, llamándose unos a otros desde sus escondites; carpinchos machos marcando sus territorios mediante gritos similares a ladridos, el aullido de zorros y el canto de búhos y lechuzas proviniendo desde lo profundo del monte son algunos de los sonidos comunes en la oscuridad.

Zorro de monte, también conocido como Aguará chaí por los pobladores locales, es muy similar a su pariente zorro gris. Ambos se valen de la oscuridad de la noche para atrapar a sus presas: roedores, pajaros e incluso insectos.

Algunas especies se ven exclusivamente durante la noche, siendo activas durante las primeras horas después de haber caído el sol. Las vizcachas son un ejemplo, apenas se empieza a ir la luz salen desde sus cuevas, para alimentarse de la hierba sin apartarse demasiado de la seguridad de su refugio. Los armadillos, también llamados tatús o mulitas, salen por la noche para atrapar hormigas, termitas y otros insectos subterráneos, valiéndose de sus poderosas garras para excavar y una larga lengua pegajosa atrapatodo.

Los zorros aprovechan la oscuridad para emboscar a sus presas, que van desde insectos, pajaros, serpientes y hasta crias de carpinchos. En Iberá hay 3 especies: zorro de monte y gris, muy similares entre si; y el Aguará Guazú o Lobo de crin, animal muy raro de ver ya que hay muy pocos ejemplares, por la intensa caza que sufrió durante décadas.

Las impresionantes garras del lechuzón orejudo lo ayudan a matar los roedores para alimentarse. Esta impactante ave cazadora vuela con mucho sigilo, y pasa casi imperceptible a pesar de sus casi 50 cms de altura.

Ambas especies de ciervos, el Guazuncho o Corzuela y el Ciervo de los Pantanos, optan salir a pastar de noche, más si el día ha sido muy caluroso. El Guazuncho se mueve en los bordes de los montes, mientras que el Ciervo de los Pantanos prefiere patrullar los costados de la ruta donde se forman bañaditos con el agua de la lluvia.

Debido a su excelente camuflaje y al sigilo que tienen al volar, los búhos y lechuzas son un desafío, sin embargo muchas veces se dejan ver cuando están cazando o vocalizando. Los atajacaminos o chotacabras también se camuflan perfectamente con el suelo o las ramas de los árboles donde se posan, pero sus ojos rojos los delatan ante el reflector. En algunos sectores cercanos al agua se ven pasar murciélagos cazando insectos, incluso hay una especie que atrapa pequeños peces.

Cada noche, las Damas de noche se abren, atrayendo con sus aromas a las polillas; éstas son fundamentales en la polinización de la planta enredadera.

Es claramente notable como plantas e insectos evolucionaron juntos, un caso muy particular son las Damas de Noche y los Aguapés, cuyas flores se abren exclusivamente por la noche, atrayendo con su fuerte aroma a mariposas y polillas. Con las primeras luces las flores del aguapé se cierran inmediatamente, y las de la Dama de noche se marchitan un par de horas más tarde.

En los meses de primavera y verano, las luciérnagas forman un campo iluminado en el estero, éstas junto a las estrellas de firmamento abierto constituyen sin duda uno de los espectáculos inolvidables de la excursión.

El paseo se realiza en una camioneta todo terreno, equipado con reflectores y linternas de mano. Durante la excursión se detiene el vehículo y se camina, logrando un mayor acercamiento a los animales. Aunque se transita por lugares despejados, lo ideal es llevar un calzado apto para terrenos irregulares y pantalones largos, además de repelente y abrigo. Dependiendo de la época del año, la excursión arranca entre las 8 y 9 de la noche, y su duración es de 2 hs aprox.

VOLVER A EXCURSIONES


Noticias desde el Iberá
Info Importante!!

Los Esteros del Iberá y sus acessos no están afectados por las inundaciones en el litoral.

Las zonas afectadas son únicam...

Vacaciones de Invierno en Iberá

Cuenta regresiva para las vacas de invierno: Falta menos de un mes ¿Pensaste donde vas a ir con la familia? 

Pues los Esteros del Iberá pueden ser una...